Una jugada política inesperada

«Al comandante no lo tocan», advierten en algunos carteles los hurreros que se congregan en las inmediaciones del Congreso para apoyar a Amarilla, mientras se trata su expulsión.

Dionisio Amarilla, sacando los trapos sucios , en una jugada política inesperada, pide la destitución de uno de los senadores que adelantaron el voto para sacarlo del Senado, solicita la pérdida de investidura de Patrick Kemper  por supuesto uso indebido de influencias.

Presentando esta mañana «pruebas» de un supuesto pedido de Kemper para que intercediera por él ante la ministra de Industria y Comercio, Liz Cramer, por el caso de Gustavo Noguera, un simpatizante de su partido y propietario de estaciones de servicios que requería la extensión de un plazo.

Amarilla recolectó firmas del sector llanista para impulsar esta medida. Necesita 11 rúbricas. 

 

 

Deja un comentario

Por la ley europea de proteccion al usuario les decimos que utilizamos Cookies para mejorar nuestros servicios al ingresar aceptan las condiciones y usos en el apagina. Mas Informacion | Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: